Desde pequeño he tenido un fuerte interés en la producción de contenido audiovisual, especialmente comerciales y videoclips. Su naturaleza efusiva, tremendamente visual y musical me cautivó desde mi primer encuentro con la tele, en una época donde la influencia cultural extranjera en Chile era predominantemente europea, en una ola de contenido que comenzó con Abba y que llegó a darnos a la Zapallito Italiano bailando Techno en horario familiar, lo cual era bastante transgresor para la época y en muchos aspectos lo sigue siendo.

No obstante, mi situación de millenial permitió que desde una temprana edad tuviera acceso a la obra de artistas de todo el mundo, quienes muchas veces ni siquiera tenían salida televisiva y de entre los cuales siempre cautivaron mi atención los artistas asiáticos.

Al mismo tiempo, en esa época comenzaba en el país un auge visible de los videojuegos, una materia nueva y desconocida para el rubro del entretenimiento que en Chile siempre ha tenido muy buena acogida por el público. Inclusive, por esos años existía un vibrante galpón completo del Persa Victor Manuel dedicado a esta industria, que congregaba fanáticos de toda la región con la misión de dar conocer las últimas novedades en entretenimiento digital.

Camileazy en su videoclip “Mamma” filmado en este icónico galpón.

Con una estrecha diferencia cultural, videoclips y videojuegos vivían sujetos al mismo contexto cultural y operaban bajo la misma premisa de alcance mundial, por lo cual explotaban los mismos valores simultáneamente. Además, con el paso de los años, el avance de los gráficos computarizados le daría a los videoclips aún más cercanía al mundo digital, estrechando la distancia al punto de que cada videojuego apuntaba a ser cada vez más cinematográfico, mientras los videoclips buscaban tener un arte cada vez más digitalmente instrumentado.

Hoy en día la industria de los videojuegos superó en cifras a la industria del cine, donde títulos como The Last of Us y Elder Scroll arrasan en cifras a cualquier estreno de Hollywood, gracias una capacidad de narración interactiva que resulta simplemente insuperable para su contraparte cinematográfica.

Lo que sucedió conmigo en el proceso como testigo de todo esto fue el inicio de un camino de experimentación artística en disciplinas como la fotografía, el diseño gráfico, la música y los gráficos computarizados que al día de hoy forman parte integral de mi trabajo, gracias a que en algún punto llegué a lograr un potencial comunicador real y por lo tanto podía cumplir el objetivo de difundir a una persona, organización o un mensaje de forma exitosa.

En la actualidad, el auge del KPOP (género que conocí por medio de un videojuego, justamente) es lo que más me inspira y traza la ruta que quiero seguir en términos audiovisuales para los próximos años. Pienso que su ejecución requiere una visión que la generación anterior a mi no pudo desarrollar y que resuena con las nuevas caritas gracias a su complejidad, diversidad, nivel de arte, dinamismo y potencia.

Para perseguir este sueño, trabajo mis aptitudes y las de mi equipo mediante la producción de contenido de diversa naturaleza para sitios web y redes sociales.

Gracias a una asociación con mi amigo personal y colega Juan Pablo Robet de Robet Films, dispongo de una gran cantidad de herramientas cinematográficas a mi alcance para realizar producciones de alta precisión, en un camino que espero me lleve a darle a mi gente de Chile la alegría de un contenido de relevancia a nivel mundial, donde ya veo brillando a grandes del pop nacional como la Fran Valenzuela, Javiera Mena y el fenómeno de Paloma Mami ❤️.

Es decir, nuestro país siempre ha producido artistas pop estelares con un ruedo muy limitado, producto de varios factores. Pero siempre he pensado que entre nuestra gente existe talento de sobra para cultivar capital un cultural capaz de dar vida a una industria, idea que no deja de motivarme a seguir adelante.

¿Te interesa trabajar conmigo en la producción de algún contenido? Comunícate conmigo con la info en el área de contacto de este sitio. ¡Hasta pronto!

Categories: Audiovisual